ingerie has always been one of my passions... As a child I loved to secretly adventure myself in my mothers lingerie drawer and admire the silk and lace pieces, wishing to be and adult to wear them.

Lace, the delicacy, the colors, the patterns, the sensuality and specially the fact that it's probably the most feminine cloth we have in our wardrobe. It's our most intimate, precious  and private secret. We wear it for ourself or only for maybe someone very, very special.

A few years ago I started to create body chains on one of my mothers mannequins, wrapping chains around a red velvet bust until I found a shape that would enhance a woman's body. A piece that would make her feel sensual and feminine.

When I wear sexy lingerie I always feel more confident, stronger, sure of myself... It's like my secret superpower! That is what I evoque through my jewelry: women wearing jewelry  for theirself, a secret  that insinuates and invites to be discovered. 

A game between a feminine mystery and seduction.

My body jewelry's designed to be an intimate piece, delicate and sensual: a 

sophisticated discretion.

One of my dearest friends Elena she left me this beautiful comment a white ago:

"The sun heats my face but your chain cools my skin reminding me that the opposites are necessary. I met you in the Mediterranean and now with you jewelry I have it tattooed on my skin. Its not a casualty the blue of the stones because once I sank in your eyes and saved Formentera for ever in my retina. Thank you for your art that are not objects but a way of understanding life..."

creating body chains

La lencería siempre ha sido una de mis pasiones... De niña me encantaba aventurarme a escondidas a los casos de ropaninterior de mi madre y admirar estas piezas de seda y encaje, dado ser mayor para poder llevarlas.

El encaje, la delicadeza, los colores, los dibujos de las telas, su sensualidad y especialmente por sea una de las piezas más femeninas de nuestros armarios. Es nuestro secreto más íntimo, preciado y secreto. Lo llevamos para nosotras mismas o quizás solo para alguien muy, muy especial.

Hace algunos años empecé a crear los body chains en uno de los maniquíes de terciopelo rojo de mi madre, envolviéndolos con cadenas hasta conseguir formas que realzaran las formas del cuerpo femenino.Queriendo crear una pieza que la hiciera sentir sensual y femenina.

Cuando llevo lencería sexy siempre me siento mas confiada, segura de mi misma, más fuerte... Es como mi super poder secreto! Es lo que transmito a través de mis joyas: mujeres que llevan joyas para ellas mismas, un secreto que insinúa e invita a ser descubierto.

Un juego entre el misterio femenino y la seducción.

Mis joyas son diseñadas para se una pieza íntima, delicada y sensual: un discreción sofisticada.

Una de mis más queridas amigas  Elena me dejó este bonito comentario hace algún tiempo:

"El sol acaricia mi cara pero tu cadena enfría mi piel recordándome q los opuestos son necesarios. Te conocí en el Mediterráneo y tus joyas hacen ahora que lo lleve tatuado en el cuerpo. El azul de tus piedras no es casual porque una vez naufragué en tus ojos y ya siempre guardaré Formentera en mi retina. Gracias por tu arte porque tus collares no son objetos si no una forma de entender la vida... "